Noticias

18 de abril de 2016

Celebramos nuestro 25 aniversario con la publicación de la 9º edición de "Bájame una estrella"

por desnivel.com

Celebramos nuestro 25 aniversario con la publicación de la 9º edición de "Bájame una estrella"

“Ibas, venías y te volvías a ir. Tierna, cálida, escrutadora aguda. A veces eras feliz, a veces desdichada, nunca apática”

“Ibas, venías y te volvías a ir. Tierna, cálida, escrutadora aguda. A veces eras feliz, a veces desdichada, nunca apática”, decía Juanjo Sebastián de su amiga Miriam García Pascual tras su muerte. Sus poesías, las que dejo, son como ella: van, vienen, se vuelven a ir. Pero siempre regresan en alguna conversación en la que alguien recomienda a otro que lea Bájame una estrella, ese librito fino que, sin embargo, evoca tanto. Y así, con el boca a boca, ha llegado a su novena edición.
 
Miriam nació en 1963 y murió en 1990 durante la ascensión al Meru Norte, en la India, junto con sus compañeros Miguel Lausín y Jesús Buezo. En sus 26 años de vida viajó y escaló con la misma pasión que escribía. “Nació con una estrella que la obligaba a navegar, esa era su maldición. Era una persona incapaz de no ser libre” contaba, y sigue contando, San Sebastián. “Había cosas que le interesaba hacer y eso era más importante para ella que ser feliz”. Algunos versos lo confirman: “Elegí la libertad como compañera de viaje y ella no sabe de ternura y soledad”, escribía.
 
Miriam tenía un diario y Bájame una estrella recoge lo que sintió en un viaje por América que duró siete meses. Se encontró piel con piel con el Capitán, el Alpamayo, el monte Fitz Roy o el Huascarán y sus experiencias se agarraron al papel en forma de poemas.
 
Sigue nevando y el petate rojo se ha roto, le proporcionamos su primer
vuelo sin moto; mil metros en directo hacia los pinos. Curiosamente,
cuando bajamos a recogerlo no muestra ni un rasguño, y es un consuelo
pensar que no te quedas tan mal después de un viaje tan largo.
Cuando por la noche oigo llover en la tienda, algo entrañable me hace
apreciar infinitamente lo que tengo: una pizza, un bidón de agua y
una lona de nailon.
Y sé que lo tengo todo, algo tan simple y tan cercano a lo que algunos
llaman plenitud.
Mañana habrás olvidado y todo será un sueño de buenos recuerdos.
 
Experiencias sentidas hace años que no envejecen porque se repiten cada vez que un escalador se alegra, se frustra, se esfuerza, sueña, pelea, renuncia y luego vuelve en busca de cualquier pared. No importa en qué país. Ni en qué montaña.

Información adicional


Recomendados

  • Carlos Lamoile

    Escaladas fáciles en Picos de Europa. Vegarredonda
    37 vías de escalada clásica del III al Vº

    Te presentamos una selección de 37 vías de escalada clásica entre el IIIº y el Vº grado en el macizo del Cornión u Occidental de los Picos de Europa. La mayoría de las escaladas se ...

    NOVEDAD!!
    pvp.16,80 €
  • Eduardo Martínez de Pisón

    Cuadernos de montaña

    «Sólo en los lugares donde fue vivido puede comprenderse bien un sentimiento».

    Con esta obra Eduardo Martínez de Pisón contribuye una vez más en su infatigable tarea por ...

    NOVEDAD!!
    pvp.17,00 €
  • VV.AA.

    La montaña puede curar
    La cumbre es solo la mitad del camino

    Desde hace siglos, la montaña y el ser humano forman un binomio realmente interesante, no solo a nivel deportivo, sino también a nivel personal. Cada año encontramos más y más testimonios que narran con todo ...

    NOVEDAD!!
    pvp.16,00 €

más recomendados


Publicidad: