Noticias

12 de Septiembre de 2018

Una noticia y un consejo

por Desnivel.com

Una noticia y un consejo

Ya seas un corredor principiante o un experto maratoniano, el manual Correr toda la vida te mostrará cómo motivarte, evitar lesiones, mejorar tu velocidad y resistencia y evitar errores. El primero, contar el progreso en kilómetros cuando estás empezando.

“Demasiados corredores están obsesionados con los kilómetros. Lo miden todo en kilómetros. Cuántos corren en un día. En una semana y en un mes. En un año y en toda una vida”. Quien advierte de este comportamiento equivocado es Amby Burfoot, editor de la prestigiosa revista Runner's World durante 20 años y que ahora firma el manual Correr toda la vida, que acaba de publicar Ediciones Desnivel.
Sus consejos abarcan diferentes etapas: desde el corredor que empieza hasta el que se lesiona al cabo de un tiempo; desde quien quiere ir más allá hasta quien desea aguantar con las zapatillas puestas hasta bien entrada la madurez.
Recuperamos el capítulo que dedica a los corredores principiantes para que no se desmotiven y, sobre todo, no se lesionen.
Los kilómetros están bien. A fin de cuentas, nuestras carreras se miden en kilómetros. Nuestros coches llevan la cuenta de los kilómetros recorridos, nuestros ahora omnipresentes sistemas GPS saben con exactitud cuántos kilómetros hay de aquí hasta allí.
Pero quienes empiecen a correr deberían evitar hacerlo pensando en kilómetros. Es mucho más inteligente correr en minutos. Si mides un kilómetro, también vas a medir tu velocidad. Es inevitable. Todos llevamos reloj, ya sea en la muñeca o en el móvil, y vivimos en función de lo que nos muestran esos relojes.
La velocidad mata a los principiantes
Como resultado de ello, cada vez que corras un cierto número de kilómetros, vas a dividir la distancia entre el tiempo que te llevó cubrirla. Eso te dará tu ritmo o velocidad. Ambas cifras representan maneras diferentes de expresar la misma cosa. Los corredores hablan de su ritmo por kilómetro. Por ejemplo, alguien puede correr a 6 minutos el kilómetro, que es una velocidad de 10 kilómetros por hora.
Pero la velocidad no es el parámetro adecuado que deben medir quienes empiezan a correr. La velocidad conduce a un lugar oscuro y peligroso. Te tienta a correr un poco más deprisa cada día. Tratarás de mejorar desde los 9 minutos por kilómetro a los 8 y medio, y luego a los 8, y así sucesivamente. Es una trampa en la que puede caer cualquier corredor, pero resulta especialmente atractiva y peligrosa para los que empiezan a correr.
¿Peligrosa? Sí. El motivo es el siguiente: la velocidad mata. No en sentido literal, pero detiene la progresión de tu forma física. En la vida de un corredor llega un momento en el que es completamente normal, saludable y motivador el aspirar a correr más deprisa. Pero no cuando estás empezando a correr. La velocidad mata a los principiantes, al incrementar el riesgo de lesiones, agotamiento, fracaso y desánimo.
Aspira a disfrutar, no a sufrir
Así pues, no caigas ahora en eso. No corras en kilómetros. En lugar de ello, corre en minutos.
En un minuto no hay ritmo. Es un lienzo en blanco. Dibujes lo que dibujes en él, estará bien. Si te planteas 30 minutos y completas 30 minutos, habrás alcanzado tu objetivo. No existe nada más contra lo que debas medirte. No puedes quedarte corto. Has llegado a 30 minutos, has ganado. Estás encaminado.
Aspira a disfrutar, no a sufrir. Cuando corres por tiempo más que por velocidad, puedes llenar tu mente con algo más que «aprieta, aprieta, aprieta». Eso es lo bello de correr en minutos. Piensa en placer, no en dolor.
Admira los sonidos y suspiros de la naturaleza, siente cómo el calor del sol inunda tu cuerpo, fíjate en los pequeños cambios que se van produciendo en el entorno por el que corres. Deja que tu mente divague. Siempre me ha sorprendido lo intrigantes y aleatorios que son los pensamientos que brotan, quién sabe de dónde, mientras corro. No diré que sean geniales, pero me mantienen distraído. Jamás me he aburrido. Correr te da un tiempo especial para conocerte mejor. A mí me parece que eso es un plus maravilloso.

Información adicional


Recomendados

  • Kurt Diemberger

    K2. El nudo infinito

    K2 El nudo infinito es uno de los grandes clásicos de la literatura de montaña. Con esta nueva edición -veintidós años después de su publicación por primera vez en España- volvemos a revivir la historia ...

    NOVEDAD!!
    pvp.18,50 €
  • Jokin Azketa

    Donde viven los dioses menores
    Una inquietante travesía por los Pirineos

    Novela finalista del Premio Desnivel de Literatura 2011

    ¿Cómo puede una travesía para conocer los Pirineos en invierno convertirse en un infierno? ¿Cómo pueden unos desconocidos ser piezas claves de tu rompecabezas?
    Las esperanzas y ...

    pvp.16,00 €
  • Bernadette McDonald

    Escaladores de la libertad
    La edad de oro del himalayismo polaco

     Bernadette McDonald teje una apasionada y  literaria historia de aventura, política y muerte, pero   sobre todo de motivación. Una gran historia que ha conseguido el reconocimiento de los premios  literarios de montaña más prestigiosos.
     American ...

    NOVEDAD!!
    pvp.23,00 €

más recomendados


Publicidad: