Noticias

21 de Septiembre de 2018

El escritor mexicano Jorge M. Mier, ganador del Premio Desnivel de Literatura 2018

por Pati Blasco

El escritor mexicano Jorge M. Mier, ganador del Premio Desnivel de Literatura 2018

8.848. CLAMA EVEREST es el título de la novela ganadora. «Un libro muy entretenido y muy trabajado que nos cuenta una historia bellísima», afirma Ramón Portilla, miembro del jurado de esta XX edición del Premio Desnivel.

Que las distancias se hayan acortado es uno de los grandes beneficios de este mundo digital. Hace veinte años, cuando el Premio Desnivel arrancaba, era difícil imaginar que alguien del otro lado del charco pudiera ganar una convocatoria. Hace ya un tiempo nos modernizamos y decidimos cuidar los árboles y fomentar el envío de los libros en formato digital, dejando atrás aquellos tochos que llegaban a la editorial ocupando mil estantes. Desde entonces se borraron las fronteras. Y así todas aquellas personas que hablan la literatura en español, han podido mandar sus libros. Ha sido sorprendente ver cómo cada año llegaban numerosos participantes de tierras lejanas. En esta edición número veinte se han presentado 115 manuscritos y cuarenta de ellos venían de la pluma de escritores de Colombia, Argentina, México, Perú y Uruguay. Y nunca había ganado nadie de allá. Esta vez no ha podido ser de otra manera ya que el libro seleccionado 8.848. Clama Everest, es de una calidad, un ritmo y una cantidad de montaña, increíble.
 
Este año el jurado estaba compuesto por Ramón Portilla, Ion Berasategi -­ganador de la pasada edición- y yo misma. Ramón es un lector insaciable, posiblemente una de las personas dentro de nuestras fronteras que tiene la biblioteca más amplia en lo que a alpinismo, escalada y aventura se refiere. Sin duda un erudito en literatura de montaña. Y además un apasionado: lee los libros con un entusiasmo y un respeto difíciles de igualar. A esto hay que añadir su experiencia en montaña, en viajes y expediciones… por lo que tenerlo en el jurado ha sido un verdadero lujo y un placer. Ion estudió los libros con carácter metódico y comprometido, desde el respeto que genera haber estado al otro lado hace apenas un año. Ambos pasaron un verano viajero acompañados de historias increíbles.
 
Sentarse para hablar de libros en un medio día de finales de verano, en una calle antigua, donde se encuentra la mágica Librería Desnivel… es uno de los placeres de la vida, por lo menos para quienes estábamos reunidos con intención de seleccionar un ganador o, si la ocasión lo requería, dejar el premio desierto. Pero esta vez, como muchas otras, no era el caso. Todos estuvimos de acuerdo en que el libro que mejor representaba el espíritu de Desnivel y las expectativas de nuestros fieles lectores era 8.848. Clama Everest.
 
Generaciones de alpinistas, una misma pasión
 
Una de las cosas más hermosas que tiene una pasión cuando la vives plenamente es transmitirla a aquellos a quienes amas. Y 8.848. Clama Everest habla en gran medida de lo que tenemos en común y lo que marca la diferencia cuando compartimos el deseo de subir montañas. Es la historia del nieto de un gran alpinista que en los tiempos actuales también es un alpinista puntero, es una historia de amistad, de montañas y de conflictos.
«La historia es muy actual» comenta Portilla, «durante la novela ves un montón de las cosas que están ocurriendo en el alpinismo actual: invernales, rapidez, la ambición, la presencia de los medios de comunicación… y también mucho de lo que siempre ha movido a los alpinistas a subir montañas. Es un pedazo de novelón».
 
Desde la trayectoria vital y profesional de Henry, vamos recorriendo el Annapurna, el Everest y toda una vida de recuerdos montañeros que no son solo escaladas sino la asociación de las montañas y la escalada con el cambio, con la transformación del mundo y de uno mismo.
 
«La historia del protagonista es conmovedora, sobre todo por la vida de las personas que le rodean durante su trayectoria alpina», comenta Ion Berasategi, «me han encantado las discusiones que tenía con su abuelo, incluso cuando este ya había fallecido. Porque tienen formas diferentes de entender el alpinismo; dos filosofías que corresponden a diferentes épocas. Un lujo. Entretenimiento garantizado».
Un libro contado desde diferentes miradas y perspectivas que nos lleva a conocer los distintos puntos de vista sobre un mismo suceso y la complejidad de juzgar desde fuera. «Una de las cosas que más me gusta es que lo va contando cada personaje en primera persona» afirma Ramón, «y me flipa, habiendo estado en esa zona, lo bien que describe la marcha de aproximación al Everest, lo hace tan bien que parece que estés haciendo la aproximación con ellos».
 
Para viajar con Henry y sus amigos a través de 8.848. Clama Everest, habrá que esperar a finales de noviembre. Pero la espera merecerá la pena.
 
El escritor que se hizo montañero
 
«La escritura me ha inspirado para ir a la montaña».
 
Normalmente suele ser al contrario, tienes una experiencia en montaña y necesitas escribirla, en este caso es al revés, él necesitaba un escenario para su historia y entonces tuvo que hacerse montañero.
 
Dar la noticia de que se había proclamada ganador a Jorge Mier, no fue tan fácil como en otras ocasiones ya que las siete horas de diferencia horaria nos descompasaban un poco.
 
Al escuchar su voz joven, 29 años, al otro lado del teléfono, con un marcado acento que casi no se nota en su novela pero que sí endulza su hablar, agradecí este mundo sin distancias. Le pregunté si podría venir a recoger el premio desde tan lejos: «Llevo tres años esperando tu llamada, claro que voy a ir, encantado».
 
Este proyecto nació hace tres años y desde que nació lo tenía pensado para Desnivel. Surgió en las calles de Barcelona, buceando en librerías, y en una encontró el libro de Mal de altura, buscaba un escenario adecuado para su novela y entre esas páginas lo encontró.
 
«Empecé a escribir y le dije a mi mujer que teníamos que ir a Nepal que si no la historia me era muy ajena y necesitaba hacerla más cercana… mi sueño es ser escritor no montañero pero ahora, cada vez que queremos desconectar aquí en Ciudad de Méjico, nos subimos a un volcán y hemos recorrido ya muchas montañas».
Su madre es murciana y los veranos los pasaban en casa de los abuelos. Aunque empezó derecho enseguida se decantó por filología inglesa que cursó en la Complutense de Madrid.
Cuando me dice que se dedica a escribir le pregunto «¿de manera profesional?» (a veces me sorprende lo convencionales que son mis preguntas) «de esa manera en la que la gente dice “muchacho tendrás que trabajar de algo”». Responde.
 
Cuando tenía 17 años su madre abrió una librería en Ciudad de Méjico, por entonces Jorge apenas había leído nada pero como ella es abogada le puso al frente y empezó a leer para saber lo que vendía «y algo encontré en mí mismo que al poco le dije a mi madre “esto es lo que quiero hacer” y ella se rió “¿has leído tres páginas y ya quieres escribir una?” desde entonces no he parado de leer y escribir y fallar… y ahora he ganado el Premio Desnivel…»
 
Ha ganado el Premio Desnivel con, 8.848. Clama Everest, novela que en noviembre podréis disfrutar. Mientras tanto no dejéis de escribir y de leer y de fallar y nosotras no dejaremos de daros las gracias por esos sueños en forma de manuscritos que viajan a través del tiempo y del espacio.
 
Gracias a todos los participantes por el trabajo, la valentía y la confianza.

Información adicional


Recomendados

  • VV.AA.

    La montaña puede curar
    La cumbre es solo la mitad del camino

    Desde hace siglos, la montaña y el ser humano forman un binomio realmente interesante, no solo a nivel deportivo, sino también a nivel personal. Cada año encontramos más y más testimonios que narran con todo ...

    NOVEDAD!!
    pvp.16,00 €
  • Jokin Azketa

    Donde viven los dioses menores
    Una inquietante travesía por los Pirineos

    Novela finalista del Premio Desnivel de Literatura 2011

    ¿Cómo puede una travesía para conocer los Pirineos en invierno convertirse en un infierno? ¿Cómo pueden unos desconocidos ser piezas claves de tu rompecabezas?
    Las esperanzas y ...

    pvp.16,00 €
  • Jerzy Kukuczka

    Mi mundo vertical

    Jerzy Kukuczka, el gran escalador polaco conocido familiarmente como Jurek, fue un hombre con apetito voraz de las altas montañas: escaló todos los catorce ochomiles en ocho años, completando su proyecto tan sólo ...

    NOVEDAD!!
    pvp.20,50 €

más recomendados


Publicidad: