Noticias

12 de Noviembre de 2018

Los techos de España, un proyecto ideal para hacer en familia

por desnivel.com

Los techos de España, un proyecto ideal para hacer en familia

Subiendo a 45 cumbres habremos coronado los techos de las 50 provincias españolas, pues algunos son compartidos. De esta curiosidad y de otras muchas más nos habla José Martínez Hernández en esta entrevista.

Ya disponible la nueva edición de Los techos de España, una guía de referencia para coronar la cumbre más elevada de cada provincia. El tiempo ha demostrado que nos encontramos ante un tema apasionante en el que nada es inmutable, en el que todo cambia, y las montañas no son una excepción. José Martínez, su autor, ha vuelto a subir muchos de los techos para seguir actualizando a esta “criatura” que nació en 1999 y en la que ha seguido trabajando con pasión.



¿Cómo se te ocurrió la idea de subir a las cumbres más altas de cada provincia?
Tras leer un artículo publicado en el número 122 de la revista Pyrenaica, escrito por J. Otxandi  en el año 1981. Aunque lo escribió bastantes años antes de que yo empezara a subir a estas cumbres, vi que era un proyecto ideal para ir haciéndolo con mi familia mientras mi hijo iba creciendo. Él subió a muchos de los techos durmiendo sobre mi espalda.
 
La primera edición del libro se publicó en 1999. ¿Ha habido cambios significativos desde entonces?

 En esencia el libro ha mantenido el planteamiento original porque las primeras ediciones tuvieron muy buena acogida entre el público y creemos que la guía puede seguir funcionando bien. Pero ha habido que actualizar toda la información ya que algunos techos han cambiado en estos últimos tiempos. Las altitudes siguen variando y en cada nuevo vuelo fotogramétrico se obtienen nuevas mediciones que el Instituto Geográfico Nacional traslada a las ediciones en papel y a su  fuente digital.

 
¿Cuáles son los techos que han cambiado? Habrán sido pocos metros, ¿no?
Han cambiado los techos de Cantabria, Gerona y Las Palmas. Y aunque yo creo que esta lista está bastante afinada, hay que tener bien presente que la diferencia entre los antiguos y los nuevos techos es escasa, 3 m en el caso de Cantabria, 4 m en el de Gerona y 9 m en el de Las Palmas. Otros tienen claros competidores aunque siguen ocupando el puesto de honor. Ha cambiado también el techo de Ciudad Real, aunque sigue sin ser una cumbre propiamente dicha, es más bien una cota difícil de localizar sobre el terreno. Algo similar sucede en Valladolid. El nuevo techo está junto al anterior, en medio de un campo de labor.
 
¿Crees que ésta será ya la lista definitiva? Parece increíble que a estas alturas sigan cambiando las altitudes de algunas montañas, ¿no?
Creo que la lista se ha ido perfeccionando bastante en los últimos años, y creo que los techos conflictivos ya se van conociendo mejor y por eso simplemente hay que estar un poco pendiente de ellos, siguiéndoles la pista. En la Coruña hay tres cotas con solo 5 m de diferencia y en Toledo hubo dos cumbres que se disputaron el puesto de honor en la segunda edición. Fue una cosa curiosa porque tras escribir al IGN me comunicaron que no había ninguna duda al respecto: Rocigalgo era 10 centímetros más alto que el Risco de Alanillas Altas. Ahora sin embargo la diferencia entre estas dos cumbres es algo mayor, Rocigalgo se ha ido distanciando, tiene 6 m más.
 
Entonces, en algunas provincias merece la pena hacer los dos “techos”.
Eso es lo que yo propongo en el libro. Una vez que estás en la zona y has hecho el esfuerzo de llegar hasta ella, lo mejor es subir a los dos para tener la certeza de haber estado en el más alto. Hay provincias en las que he publicado dos cumbres si las dos me han parecido interesantes,  a pesar de que forzosamente me he tenido que decantar por una de ellas (Cáceres, Gerona, Teruel). En otros casos no he dado tanto protagonismo a esos antiguos techos para intentar hacer un tomo más manejable. Aun así, he  dado información de ellos en sus respectivas provincias.
 
¿Hay mucho trabajo de documentación en la guía?
Mucho, no os podéis hacer una idea. He querido que ésta no fuera una guía al uso y por eso en algunos capítulos cuento anécdotas relacionadas con esta historia. Del techo de Valladolid, uno de los más anodinos, guardo fotocopias de los minuciosos trabajos hechos por Kartajanari (Xavier Eguzkitza) en los primeros tiempos, cuando no existían las herramientas informáticas con las que hoy trabajamos. Ahora Iberpix, la fuente digital del IGN, te permite rastrear la cartografía con detalle, visualizando mapas de escala 1:25.000.
 
¿Cuáles son para ti los techos más curiosos de España? En el libro mencionas uno que está dentro de un recinto militar.
Sí, el Puigmajor, en Baleares, es un pico prohibido. En las dos ediciones anteriores yo propuse como alternativa subir al segundo macizo más alto de la isla, al Puig de Massanella, porque era casi una misión imposible acceder al techo provincial. Las cosas cambiaron después y hubo unos años en los que todo resultó mucho más fácil porque te permitían subir si solicitabas el permiso con suficiente antelación. Ahora han vuelto las restricciones y solo se lo dan a grupos organizados. En el libro pongo  el teléfono en el que te dan información actualizada. Lo mismo pasa en Aitana, el techo de Alicante, solo que ahí el vértice geodésico está relativamente cerca de la valla que impide el acceso y podemos dar la cumbre casi por hecha aunque no la toquemos con nuestras manos.
Otro techo curioso es el de Huelva, porque al llegar arriba se tiene una sensación agridulce ya que ni tan siquiera es la cumbre más alta del macizo en el que se encuentra. Los caprichosos límites provinciales vuelven a hacer ahí de las suyas.
 
¿Hay algún otro techo privado?
El pico Amor Oeste, el techo de Ciudad Real, está dentro de una propiedad privada. Yo subí a él desde el sur obteniendo el permiso de los dueños de la finca, y esa ruta es la que figuraba en las anteriores ediciones. Ahora propongo una ruta desde el norte en la que no me he encontrado con ninguna puerta cerrada.
 
¿Cuál es el techo más difícil de todos?
El más difícil ahora es el de Las Palmas. En las ediciones anteriores ya apuntaba que el más alto podía no ser el Pico de las Nieves, como siempre se había dicho, sino un torreón situado muy cerca, al sureste de la cumbre principal. Este techo provincial también ha sido siempre conflictivo porque el vértice geodésico antes estaba dentro de un recinto militar (actualmente no), y ahora tiene cierta dificultad. Hasta un poco antes de publicar el libro pensaba que era obligatorio escalar para llegar arriba. Eso fue lo que hice en 2008. Como había visto en internet que se podía subir sin escalar y me costaba trabajo creerlo, para hacer las cosas bien, con el libro casi maquetado, me fui allí para verlo con mis propios ojos. Y efectivamente existe esa ruta. Hay que llevar cuerda porque hay mucho patio, pero no es una vía de escalada. Es un techo complicado por el grado de exposición que tiene, al menos para que los que no se sientan cómodos escalando, pero a partir de ahora lo van a tener un poco más fácil.
 
¿Qué cima es la que más te ha costado dilucidar?
En las más bajas no ha sido fácil encontrar el punto más alto, como en La Coruña o en Valladolid, porque hay muchas cotas similares en los alrededores.  El techo de Valladolid tiene solo 933 metros y no descarto que vuelva a cambiar: en un radio de unos 10 km hay una veintena de cumbres con más de 900 m, y seis de ellas tienen más de 920 m.
La polémica sigue viva en el Macizo Central de los Picos de Europa, donde están situados los techos de Cantabria, León y Asturias. Parece aceptado que Torre Blanca es el techo de Cantabria aunque el IGN no lo haya cambiado aun en sus mapas, pero solo es 3 m más alto que Peña Vieja y por eso aconsejo subir a los dos. Y parece aclarada la duda de por dónde va la línea divisoria entre las provincias de León y Asturias. Va por la cuerda en la que está Torrecerredo y por eso ambas comparten el mismo techo. Ya no hay que hacer el Llambrión, que fue el techo de León en la primera edición de Los techos, aunque me da pena que se haya caído de la lista inicial.
 
¿Qué es lo que más te ha costado de esta nueva edición?
Comprimirlo todo en el menor espacio posible. Si me hubieran dejado extenderme 100 páginas más me habrían hecho feliz porque tengo muchas anécdotas que contar de este apasionante proyecto, y ahora tendrán que seguir archivadas esperando una nueva oportunidad. De haberlo hecho habríamos obtenido un tomo más voluminoso y por lo tanto más caro, y seguramente lo habría comprado menos gente. Creo que el resultado final ha sido bueno, mejor que el de la primera edición a pesar de que creo que aquel libro marcó una época. Seguro que la actual conseguirá captar nuevos adeptos para la causa, y seguirá entusiasmando a una remesa de fieles seguidores.
 
¿Qué datos das de cada cima?
Una pequeña descripción de la zona en la que se encuentra cada techo, de cómo llegar al punto de partida, del itinerario con tiempos de paso, rutas alternativas, sugerencias sobre montañas interesantes situadas cerca, curiosidades, e información de lugares de interés cultural situados en los alrededores. Como digo en el libro, aunque el fin principal sea subir al techo, hay que aprovechar el viaje visitando de paso aquellos lugares que a diario son rescatados e integrados en el rico patrimonio cultural español. También se dan datos sobre cartografía complementaria y bibliografía que puede resultarnos útil si queremos obtener más información de esas zonas concretas.
 
Eres autor de más libros, entre ellos el de Las 100 cumbres más prominentes de la península Ibérica. Esa es otra lista distinta…
Sí, completamente distinta, no tiene nada que ver. Subiendo a los techos provinciales tendremos ya ascendidos 22 de los 100 picos que figuran en esa lista, y otros tantos más si subimos a algunos que han sido protagonistas importantes en la historia de Los techos o que están muy cerca de los actuales (Torrecilla, Puigmal, Javalambre, Peña Prieta). En la nueva edición propongo también subir al más prominente provincial, que muchas veces es más interesante que el propio techo. En 30 provincias coinciden techo y prominente provincial, pero en las otras 20 no. Es un nuevo juego, una disculpa más para conocer montañas representativas de nuestra geografía. Como digo también en el libro, podemos sentirnos seres privilegiados porque vivimos rodeados de montañas que nos esperan.
 
¿En cuánto tiempo se pueden hacer Los techos de España?
Yo creo los peninsulares se pueden hacer en poco más de un mes si te lo planteas como un reto serio. Uno de los lectores que me escribió tenía proyectado hacerlo con un grupo de amigos en el año 2000, pero al final suspendieron su viaje tras la aparición del libro. No sé si alguien lo habrá conseguido ya, me gustaría saberlo para ir añadiendo capítulos a esta larga historia. Sobre el papel salen unos 6.200 kilómetros con el coche. Es posible ir rebajando los tiempos, pero no me gustaría que Los techos entraran en ese alocado juego. Creo que deben hacerse sosegadamente, en familia o con amigos, pero sin hacer carreras, aprovechando los viajes para ver tranquilamente todo lo que hay alrededor de ellos.

Información adicional


Recomendados

  • Eric J. Hörst

    Entrenamiento para escalada
    El manual definitivo para mejorar tu rendimiento

    El reconocido entrenador Eric J. Hörst nos presenta en este manual un completo programa de entrenamiento para mejorar el rendimiento en escalada. Con la perspectiva única de un escalador veterano que además es ...

    NOVEDAD!!
    pvp.32,00 €
  • Antonio J. Ruiz Munuera

    La luz de Yosemite

    Esta pequeña joya –finalista del Premio Desnivel de Literatura'14– engarza seis historias preciosas sobre Yosemite, donde la realidad se presenta adornada con una generosa dosis de ficción, y en la que su autor, desde el ...

    NOVEDAD!!
    pvp.15,00 €
  • Te presentamos la nueva edición totalmente actualizada de una de las guías referencia en el mundo de la escalada. Esta emblemática zona, situada en el prepirineo oscense, ofrece una gran variedad de tipos ...

    NOVEDAD!!
    pvp.32,00 €

más recomendados


Publicidad: