Sala de prensa

19 de Noviembre de 2018

Entrevista a Nacho Sáez

por desnivel.com

Entrevista a Nacho Sáez

El Canal de Castilla fue una de las grandes creaciones hidráulicas de la España ilustrada y sirvió para despertar la economía rural del páramo castellano. Esta bella ruta puede recorrerse, por eso Nacho Sáez ha trabajado en una guía para descubrirla en bicicleta que llega a las librerías con una segunda edición actualizada.

Imaginan tener que transportar toneladas de cereal en carros o a lomos de un burro? Así era el precario transporte de mercancías del interior de la península hasta que se construyó el Canal de Castilla, una enorme obra de ingeniería de la España ilustrada copiada de las ciudades europeas más prósperas. “No hay en Europa terreno más seco que el de España”, le decía el marqués de la Ensenada a Fernando VI a propósito de las dificultades para mover alimentos. Luego llegaron las obras y cambió el paisaje: el páramo castellano se llenó de canales navegables con esclusas, astilleros y puertos y empezaron a fluir por ellos toneladas de cereal, azúcar, tabaco o café.
Hace años que se apagó el alboroto comercial del canal pero sus arterias son un museo al aire libre que transportan al visitante a la época de las grandes obras ilustradas. Nacho Sáez eligió la bicicleta para recorrer esta red y recogió su experiencia en la guía El Canal de Castilla. Una ruta con mucha historia. Hablamos con él en mayo de 2015, cuando se publicó, y ahora que la segunda edición acaba de llegar actualizada las librerías creemos que es buen momento para recuperar la entrevista que le hicimos.
En términos deportivos ¿cómo es la ruta?
La ruta por el Canal de Castilla puede disfrutarse sin unas exigencias físicas, técnicas o de material muy elevadas. Si vamos a recorrerla en bicicleta, lo mejor es hacerlo en una de las modernas con ruedas de 29 pulgadas y mejor si se instalan cubiertas de taco bajo para que la progresión sea menos costosa. Por lo demás, es suficiente con el equipo básico que incluye maillot, coulotte, guantes, casco, botella o mochila de hidratación. También sería conveniente llevar cámaras de repuesto y parches, pues a partir de la primavera, y sobre todo otoño, las espinas de los matorrales que crecen junto a los caminos sienten una especial atracción por las ruedas.
¿Que forma física hay que tener?
Afrontar la ruta por el Canal no exige ser un profesional de la bicicleta, basta con que te guste. Los caminos son muy buenos porque hay pistas compactadas en la mayor parte de su recorrido. Por otro lado, el perfil plano favorece la progresión. Aunque no seamos habituales de la bicicleta, es una ruta fantástica para hacer con la familia o con los amigos, ya sea su trazado completo o alguno de sus tramos. Aquellos que sean asiduos a las dos ruedas pueden encontrar un trazado fantástico para empezar la temporada y aprovechar para hacer kilómetros en un recorrido plano pero con infinidad de atractivos desde un punto de vista cultural e histórico.
¿Cómo es el trazado del canal?
Tiene 207 kilómetros de recorrido y se distribuye en tres ramales (norte, campos y sur) en una característica figura de “Y” invertida. En el extremo más septentrional de la ruta se ubica la población de Alar del Rey, que se edificó por y para el servicio del canal, pues es el puerto donde se embarcaban los cereales castellanos con destino al puerto de Santander. Sus dos extremos inferiores están en las localidades de Medina de Rioseco y Valladolid. Se trata, en definitiva, de un trazado rectilíneo.
¿Qué tramo es el que más te gusta?
El Canal de Castilla es inagotable. La cantidad de elementos que se encuentran a lo largo de los más de 200 kilómetros de su recorrido constituyen un legado que resulta muy difícil de abarcar. Cada tramo tiene su particular encanto. Desde un punto de vista histórico, en mi opinión, el que tiene más significado es el que transcurre desde Calahorra de Ribas hasta el Serrón, en el Ramal de Campos, pues fue el primero en construirse. Además, cuenta con el aliciente de que en los dos puntos mencionados existen saltos de agua espectaculares.
El canal está cargado de historia. ¿Qué elementos culturales pueden visitarse?
Más allá de los elementos que forman parte del propio canal, como las esclusas, los puentes, los acueductos o los restos de los molinos, batanes o fábricas de harinas que se construyeron a sus orillas, existe una interesante oferta cultural alrededor. Hay barcos para pasajeros en las localidades de Herrera de Pisuerga, Melgar de Fernamental, Villaumbrales y Medina de Rioseco. Algunos incluso superan las esclusas igual que lo hacían las barcazas cargadas de trigo en el siglo XVIII. En la localidad de Villaumbrales también hay museo del canal y, en Medina de Rioseco, una fábrica de harinas cuyas máquinas se movían con la fuerza motriz del agua.
¿Cómo se llega hasta el punto de inicio de la ruta que elijamos?
El trazado del canal es rectilíneo y eso exige una planificación pequeña para llegar hasta el punto de origen o para recogernos en el destino. En el tramo entre Vallladolid y Alar del Rey el tendido del ferrocarril discurre durante muchos kilómetros paralelo al canal, con lo que coger el tren puede ser una buena opción. Eso sí, resulta conveniente informarse previamente de los trenes que tienen parada en las estaciones que nos interesan y preguntar sobre la posibilidad de transportar en ellos nuestras bicicletas.
¿Cuántos días se necesitan para recorrerlo?
La ruta puede organizarse de modos distintos. Aquellos que quieran planteársela como un reto estrictamente deportivo y estén en buena forma física pueden unir dos de sus tres extremos en una sola jornada: Alar del Rey-Valladolid, 141 km; Alar del Rey-Medina de Rioseco, 153 km; Valladolid-Medina de Rioseco, 120 km.
¿Y quienes decidan hacerlo con pausas?
Lo mejor es organizarse el trazado en diversas etapas si se quiere disfrutar plenamente de todos los encantos. Las principales poblaciones (Alar del Rey, Herrera de Pisuerga, Melgar de Fernamental, Osorno, Frómista, Paredes de Nava, Dueñas, Medina de Rioseco, Palencia y Valladolid) cuentan con una buena oferta de alojamientos. De igual modo, si se prefiere mayor contacto con la naturaleza, se puede pasar la noche a orillas del canal siempre que sea solo pernocta y se respete al máximo el entorno y las propiedades.
¿Cuál es la mejor época para visitarlo?
La ruta puede acometerse en cualquier época del año, pues salvo cuando haya llovido copiosamente los días anteriores y se pueda formar barro en algunos tramos, no existirá mayor dificultad. Desde luego, las épocas en que el recorrido presenta sus mayores atractivos son la primavera y el otoño.
¿Alguna precaución extra para no encontrarnos con sorpresas?
Quizás uno de los aspectos que nunca se suele tener en cuenta a la hora de aventurarse por los caminos es la fuerza e intensidad del viento. Tenemos tener en cuenta que estamos cruzando los campos de Castilla y cuando el viento los azota puede ser nuestro mayor enemigo. La protección para los mosquitos, en las horas del amanecer y atardecer, tampoco se nos puede olvidar.

Información adicional


Recomendados

  • Simone Moro

    Nanga

    Entre el respeto y la paciencia, así cortejé a la montaña a la que llamaban asesina.

    Lo que Simone Moro, uno de los mejores alpinistas del mundo, siente por el Nanga ...

    NOVEDAD!!
    pvp.23,50 €
  • Gaston Rébuffat

    La montaña es mi reino

    Gaston Rébuffat es una de las grandes leyendas alpinas, a la vez que un extraordinario narrador. Conquistador de las caras norte del Eiger, del Espolón Walker y aperturista de nuevas vías en la Aiguille du ...

    NOVEDAD!!
    pvp.17,50 €
  • Doug Scott

    El ogro
    Biografía de una montaña y la dramática historia de su primera ascensión

    Existen montañas altas, y existen montañas difíciles. Pero pocas son ambas cosas a la vez.

    La tarde del 13 de julio de 1977, tras convertirse en los primeros escaladores en alcanzar la cumbre del inexpugnable ...

    NOVEDAD!!
    pvp.25,00 €

más recomendados


Publicidad: